GuiarteGuiarte

En su afán de mejora constante y apostando por continuar su misión de poner en valor el rico patrimonio de la Zona Media de Navarra y hacerlo aún más atractivo, Guiarte se propuso un cambio de marca.
Tras realizar un intenso trabajo de investigación, se definieron cuestiones estratégicas como la personalidad de la marca, los valores y su propuesta de valor. Guiarte debía ser una especie de “mago” que transforma el mundo. En concreto, que enriquece todo el patrimonio que gestiona. Se decidió que la mejor forma de representar esto era trabajando directamente en aportar aún más valor a cada uno de los monumentos y recursos turísticos que gestionan: creando su propia marca.
Se entendió cada monumento como una submarca de la propia arquitectura de Guiarte. Entre todas, generan la identidad de la marca principal. Se trata de una identidad dinámica y adaptable, que a través de diferentes colores y formas iconográficas permite generar un universo visual propio, atractivo y que consigue conectar mejor con los diferentes públicos. Se busca generar sensaciones y emociones similares a las experiencias turísticas que se realizan.